Financiación de las obras del ATS e imputación de la amortización

En 1970 se consigue un crédito de Alemania de 200 millones de marcos alemanes, con condiciones ventajosas a priori (un interés del 6,1% anual y un plazo de devolución entre 1975 y 1990). Pero como se detalla más adelante, las condiciones económicas variaron sustancialmente en los años siguientes. El tipo de cambio del marco alemán respecto a la peseta se disparó, siendo en términos medios en el plazo de devolución 2,6 veces del que había en el momento de la concesión. Es decir, en pesetas, sin contar los intereses, había que devolver 2,6 veces el valor solicitado, solamente por la diferencia entre los tipos de cambio.

Este efecto se compensó con el diferencial que experimentó la inflación, descontrolada, respecto al tipo de interés del préstamo. Combinando ambos factores da como resultado que, en números gordos, hubiera sido similar a si se hubiera tenido el crédito en pesetas a un tipo de interés equivalente al de la inflación producida.

Por otra parte, el criterio seguido para imputar la inversión realizada es cuando se liquida el contrato de obra, no en el momento en que se produce el gasto ─pago de las certificaciones─. Este criterio da lugar a un retraso de años, variable con cada certificación, entre el momento en que se produce el gasto y en el que se imputa, periodos en los que no se tiene en cuenta la inflación, especialmente alta en los años en cuestión. Además, la actualización de la inversión, una vez imputada, no se realiza por el IPC, sino por una fórmula-tipo de revisión de precios concebida para los contratos de obras, que da valores de actualización inferiores a los que se tendrían con el IPC. El resultado es que el importe imputado para su amortización mediante tarifa es considerablemente inferior al real.

Consideraciones sobre la financiación de las obras

El BOE del 2/10/1970 publica la Orden por la que se ratifica el convenio, contrato de préstamo y procedimiento de arbitraje firmados en la República Federal de Alemania el 24 y el 25 de junio de 1970, respectivamente, por el señor Embajador de la Nación en Bonn y las autoridades competentes de dicha República y del Kreditanstalt für Wiederaufbau, sobre financiación parcial del proyecto de trasvase Tajo-Segura.

Se trata de un crédito finalista, para las obras del ATS. El importe total fue 200 millones de marcos alemanes, con un interés anual del 6,1%, con amortizaciones semestrales entre diciembre de 1975 y junio de 1990.

Que el crédito fuera en marcos alemanes es importante, pues había que devolverlo en marcos alemanes, con una relación de cambio entre peseta y marco que también experimentó fuertes variaciones en eses años. Como se aprecia en la la siguiente gráfica, en el momento de conceder el crédito la relación estaba 1 marco alemán → 19,16 pesetas, mientras que el cambio medio en el periodo de devolución del préstamo se situaba aproximadamente en 1 marco alemán → 50 pesetas. Unas 2,6 veces el valor de octubre de 1970.

Evolución de la relación peseta/marco. En el eje de la derecha, se representa la relación con el valor de octubre de 1970. Valores medios mensuales de los cambios de divisas obtenidos de la web fxtop.com (FXTOP, 2018)

Esto significa que, sin contar los intereses, sólo por el cambio de moneda, se pidió un crédito de unos 3830 millones de pesetas y se devolvieron 10 000 millones de pesetas.

Pero por otra parte, las condiciones del crédito, con su tipo de interés y el plazo de carencia ara amortizarlo, fueron buenas. Especialmente por el contexto económico de los años siguientes, con una grave crisis y una inflación descontrolada.

Así, si se compara la inflación en España (base 100 en 1970) con la amortización del crédito supuesto que se cuenta la financiación desde 1970 ─realmente depende del momento en que se entrega el dinero, que desconocemos─ se tendría la siguiente figura:

Comparación entre la evolución de 100 pesetas de 1970 con el IPC de España y la amortización de un crédito de 100 pestes en 1970 con un interés del 6,1% anual

Combinando las dos curvas (multiplicando la amortización por la relación del cambio peseta/marco respecto al que había en octubre de 1970), se tiene:

Comparación entre la evolución de 100 pesetas de 1970 con el IPC de España y la amortización de un crédito de 100 pestes en 1970 con un interés del 6,1% anual multiplicado por el cociente entre la relación peseta/marco de cada año entre la que había en octubre de 1970

Así, puede decirse que la situación adversa que se tenía debida a que el préstamo estaba dado en marcos alemanes y que el cambio de moneda empeoró considerable­men­te durante el periodo de amortización del crédito, se compensó con las buenas condiciones del préstamo, que permitió en la práctica una evolución de la cantidad a devolver el préstamo más o menos similar a la actualización del importe del crédito por el español.

Este análisis ha de tomarse como una aproximación con valores medios, conociendo pocos datos de la operación. Obviamente, con todos los datos se puede hacer el análisis detallado, consignándose las cantidades en el momento que son obtenidas y las amortizaciones en el momento exacto que se hicieron.

No obstante, aunque parece que se compensaran los efectos del incremento del cambio de moneda con el diferencial entre la inflación y el tipo de interés del crédito, esta alta inflación fue un lastre en general para la economía, teniendo su repercusión, por ejemplo, en el retraso en realizar las “obras de compensación”, como la depuración de las aguas de Madrid o el desarrollo de los regadíos en la provincia de Toledo.

Pero aparte, hay un aspecto curioso respecto a la imputación de las inversiones para su amortización posterior mediante las tarifas. Para contextualizar, se copia un párrafo del anejo 9 del Plan hidrológico de la Demarcación Hidrográfica del Segura del ciclo de planificación 2009-2015:

Las inversiones de la Administración Central en infraestructuras que distribuyen el agua trasvasada a través del Acueducto Tajo Segura (Trasvase-Postrasvase) desaparecieron en el año 1998 cuando finalizó su construcción. Por ello las dotaciones en concepto de costes financieros de amortización han de presentar una evolución acorde con este escenario inversor.

A continuación, se incluye la tabla:

Reproducción de la Tabla 9. Evolución de las inversiones reales en el Trasvase-Postrasvase. Fuente: CHS (cifras en euros a precios corrientes) del Plan hidrológico de la Demarcación Hidrográfica del Segura del ciclo de planificación 2009-2015

1970-1980 1981-1990 1991-2001 Total
Trasvase 68 776 623 € 54 841 585 € 1 329 685 € 124 947 893 €
Postrasvase 15 045 517 € 110 878 989 € 18 068 620 € 143 993 125 €
Total 83 822 140 € 165 720 574 € 19 398 305 € 268 941 018 €

En esta tabla, se dan los valores agrupados por décadas. A continuación se reproduce una tabla, con los valores anuales, que figura en la Memoria 2010 (Sindicato Central de Regantes del Acueducto Tajo-Segura, 2011):

Inversiones del ATS imputadas por anualidad. Copiada de la Memoria 2010 (Sindicato Central de Regantes del Acueducto Tajo-Segura, 2011)

Año Inversión Trasvase Inversión PostrasvaseInversión AnualInversión Anual Actualizadas 2011
1970 259 863,01 € 0,00 € 259 863,01 € 4 630 345,70 €
1971 575 262,88 € 25 475,88 € 600 738,76 € 9 562 147,52 €
1972 112 322,13 € 5 037,78 € 117 359,91 € 1 781 534,04 €
1973 110 402,34 € 25 993,59 € 136 395,93 € 1 939 702,84 €
1974 119 886,49 € 204 741,17 € 324 627,66 € 3 645 680,12 €
1975 35 194,32 € 74 313,16 € 109 507,48 € 1 097 155,79 €
1976 27 395,39 € 40 018,55 € 67 413,94 € 539 402,29 €
1977 41 803 847,60 € 1 433 603,08 € 43 237 450,68 € 295 781 987,32 €
1978 9 125 583,75 € 7 117 971,37 € 16 243 555,12 € 93 934 194,62 €
1979 14 742 259,93 € 204 402,47 € 14 946 662,40 € 77 642 888,09 €
1980 1 864 604,74 € 5 913 959,94 € 7 778 564,68 € 32 650 183,63 €
1981 1 564 254,78 € 10 236 278,77 € 11 800 533,55 € 37 635 722,13 €
1982 1 728,68 € 13 184 180,08 € 13 185 908,76 € 37 978 808,75 €
1983 105 847,62 € 31 059 385,90 € 31 165 233,52 € 80 833 964,48 €
1984 292 408,11 € 21 443 999,43 € 21 736 407,54 € 50 313 541,28 €
1985 51 629 720,05 € 4 804 204,44 € 56 433 924,49 € 120 754 651,37 €
1986 822 669,64 € 7 425 543,98 € 8 248 213,62 € 17 358 223,10 €
1987 276 911,31 € 4 636 552,32 € 4 913 463,63 € 10 392 766,53 €
1988 104 175,17 € 15 098 327,38 € 15 202 502,55 € 31 602 660,64 €
1989 43 869,99 € 942 753,40 € 986 623,39 € 1 933 500,56 €
1990 0,00 € 2 047 762,80 € 2 047 762,80 € 3 863 231,84 €
1991 34 507,52 € 512 336,82 € 546 844,34 € 999 300,35 €
1992 46 473,13 € 1 201 913,15 € 1 248 386,28 € 2 268 217,34 €
1993 186 155,47 € 1 580 151,76 € 1 766 307,23 € 3 081 196,14 €
1994 488 591,41 € 1 245 129,77 € 1 733 721,18 € 2 856 348,57 €
1995 0,00 € 369 014,74 € 369 014,74 € 582 827,61 €
1996 0,00 € 3 086 298,91 € 3 086 298,91 € 4 864 787,19 €
1997 425 492,13 € 7 478 905,36 € 7 904 397,49 € 12 295 167,86 €
1998 148 465,54 € 2 594 869,09 € 2 743 334,63 € 4 248 176,65 €
1999 0,00 € 0,00 € 0,00 € 0,00 €
2000 0,00 € 0,00 € 0,00 € 0,00 €
2001 0,00 € 0,00 € 0,00 € 0,00 €
2002 0,00 € 0,00 € 0,00 € 0,00 €
2003 0,00 € 0,00 € 0,00 € 0,00 €
2004 0,00 € 0,00 € 0,00 € 0,00 €
2005 52 403,87 € 0,00 € 52 403,87 € 64 227,58 €
2006 0,00 € 0,00 € 0,00 € 0,00 €
2007 0,00 € 0,00 € 0,00 € 0,00 €
125 000 297,00 € 143 993 125,09 € 268 993 422,09 € 947 132 541,93 €

Observando estas tablas, sorprende que se imputen importantes costes de construcción del trasvase a partir de 1980, teniendo en cuenta que las aguas empezaron a llegar en 1979. La razón de que aparezcan estas cantidades años después de que el ATS estuviera operativo hay que buscarla en los criterios seguidos para la determinación de las inversiones a amortizar, que se fijaron por un acuerdo del Gobierno en fecha 6/11/1985, que en síntesis fijaba[1]:

  • “El importe de cada obra (…) que se actualizará (…) será el correspondiente a la suma de todos los pagos realizados hasta la liquidación definitiva, incluidas las correspondientes revisiones de precios”.
  • El momento inicial a partir del cual se procede a actualizar las cantidades invertidas en cada obra será el mes de junio del año de su liquidación definitiva. La fecha a la que se actualicen las inversiones será la correspondiente al último mes para el que se disponga de índices oficiales de revisión de precios de los contratos de obras del Estado.
  • “La fórmula de actualización, única para todas las inversiones, será la número cuatro del cuadro de fórmulas-tipo generales de revisión de precios”[2].

Estos criterios conllevan a la existencia de un periodo de tiempo que no se actualizan los precios, concretamente, desde el periodo que va desde el abono de la factura de cada certificación hasta que se produce el momento de la liquidación de la obra, que generalmente suelen retratarse años por temas meramente administrativos. De esta forma, ese periodo de tiempo, que en los años de inversiones importantes coincidió con una fuerte inflación, la valoración de la obra que se imputa para su amortización no se actualiza, lo que supone en la práctica una minusvaloración de la inversión real producida.

Por otra parte, está el criterio elegido para la actualización de la inversión de cara a la amortización, que es la utilización de una fórmula-tipo de revisión de precios concebida para los contratos de obras, que en su momento fueron bastante polémicas porque daban valores de actualización de costes muy por debajo de la inflación. De hecho, la fórmula elegida, más o menos en línea con el resto de las fórmulas-tipo, daba un peso del 34% a la mano de obra, que apenas tenía variación y asumía un 15% fijo, no afectado por índice alguno. Además, conceptualmente, carece de sentido aplicar esa fórmula de precios, pues está concebida para adaptar los precios de la adjudicación de las obras durante su ejecución, de ahí que se incluyan los costes de mano de obra, cemento, acero, etc., pues están relacionados con los costes del constructor. Pero una vez terminada la obra, la actualización de su valor es un concepto financiero.

Como ejemplos prácticos, la inversión mayor, de 56 millones de euros correspondiente al año 1985, actualizada a 2011 con el IPC sería 155 millones de euros, frente a los 121 millones de euros de 2011 que figura en la tabla de la Memoria del SCRATS; es decir, si se actualizara con el IPC, es importe hubiera sido un 29% más caro. Pero si se hubiera imputado esa cantidad en 1979, la actualización con el IPC a 2011 hubieran sido 319 millones de euros, 2,6 veces lo que figura en la tabla como actualizado.

Así, el criterio seguido para la actualización de la inversión da valores inferiores a los que se hubieran tenido si se hubieran actualizado con el IPC desde el momento en que se produce el gasto. A tenor de los valores, posiblemente el valor que considerado sea menor de la mitad del valor real de la inversión actualizado con el IPC.  No obstante, hay que tener en cuenta que no es la única reducción de importe en la amortización, pues las tarifas no tienen en cuenta otra serie de costes como los ambientales en el Tajo, el coste del recurso ─compensación a la cuenca cedente─, las subvenciones cruzadas del abastecimiento al regadío o la compensación a las empresas eléctricas entre otros. Es un aspecto que no afecta directamente a la cuantificación de excedentes de la cuenca del Tajo, pero la no consideración de todos los costes para la repercusión de la tarifa da lugar a que la recuperación real de los costes sea menor de la que se admite. Y al no hacerse una adecuada recuperación de costes se está promoviendo el uso del recurso, que en el caso del ATS supone también un incremento de la presión política que condiciona la determinación de excedentes.

Bibliografía

Díaz-Marta Pinilla, M. & Blázquez Calvo, F., 1995. El Trasvase Tajo-Segura: una obra insolidaria e ineficiente, Toledo: s.n.

FXTOP, 2018. fstop.com. [En línea]
Disponible en: fxtop.com/
[Último acceso: 26 7 2018].

Sindicato Central de Regantes del Acueducto Tajo-Segura, 2011. Memoria 2010, Murcia: Sindicato Central de Regantes del Acueducto Tajo-Segura.


[1] La referencia y la síntesis del acuerdo se han tomado del documento El Trasvase Tajo-Segura: una obra insolidaria e ineficiente (Díaz-Marta Pinilla & Blázquez Calvo, 1995)

[2] La fórmula-tipo de previsión de precios nº4 estaba pensada para «Obras de fábrica en general. Obras con predominio de las fábricas. Obras de hormigón armado. Firmes con pavimentos de hormigón hidráulico. Obras accesorias. Infraestructuras con obras de fábricas normales. Obras de riego con sus instalaciones y servicios». Su formulación era:

Kt = 0,34 (Ht/H0) + 0,18 (Et/E0) + 0,18 (Ct/C0) = 0,13 (St/S0) + 0,02 (Mt/M0) + 0,15

Siendo:

  • H: Índice de coste de la mano de obra
  • E: Índice de coste de la energía
  • C: Índice de coste del cemento
  • S: Índice de coste de la siderurgia
  • M: Índice de coste de la madera

Y los subíndices representan el momento en el que se toma el índice. A los efectos en los que se aplica esta fórmula para la actualización de las inversiones, el «0» es en el momento en que se imputa la inversión y «t» corresponde al último mes del que se tienen datos publicados de los índices.

Autor:

Antonio de Lucas Sepúlveda

Doctor por la Universidad de Alcalá e Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos (UPM).
Ver todas las entradas de Antonio de Lucas Sepúlveda
Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments